Turismo de Zaragoza
  Estás aquí:  Inicio»Zaragoza Provincia»Entorno Natural»Embalses y Lagunas»Canal de Tauste

La Provincia de Zaragoza, El Cuarto Espacio

Canal de Tauste

Canal de Tauste

Los antecedentes históricos del actual Canal de Tauste se remontan al año 1252, cuando el Rey de Navarra Teobaldo I otorga una concesión para sacar aguas del Río Ebro mediante la construcción de una presa y la excavación de una acequia a la Orden de San Juan de Jerusalén y a las villas de Cabanillas y Fustiñana.

Este interés por el riego con aguas del Ebro es compartido por la villa de Tauste, situada ya en el Reino de Aragón. Este hecho, unido a la necesidad de derivar aguas del Ebro con suficiente cota para poder fertilizar sus campos, dará lugar, desde muy antiguo, a luchas y litigios por los términos y las aguas, diferencias que incluso llegaron a provocar muertes y destrozos en los pueblos de la comarca en 1337.

En 1444 la villa de Tauste obtiene de D. Carlos, Principe de Viana, una concesión para tomar aguas del Río Ebro mediante una acequia que atravesase las tierras navarras. Los intentos por ejecutar la obra resultaron hasta tal punto infructuosos que en 1498 la villa de Tauste, desistiendo de su idea inicial, solicita del Rey Fernando el Católico licencia para traer aguas del río Aragón.

A su vez, en 1499, las villas navarras de Cabanillas y Fustiñana solicitan y consiguen, de los reyes de Navarra Don Juan y Doña. Catalina, la confirmación de su derecho, y en 1504 se inician las obras del que será uno de los primeros canales de Europa, por aquel entonces denominado Acequia del Ebro.

Por su parte la villa de Tauste no cejará en su empeño y en 1524 conseguirá del Emperador Carlos I igual permiso que el que ya disfrutaban las dos villas navarras.

Por fin en 1552, y abocadas a ello por motivos dispares, las villas de Cabanilllas, Fustiñana y Tauste concluyen en la conveniencia de la acción conjunta, suscribiendo la Escritura de Concordia por la que Tauste se comprometía a reforzar el azud, a ensanchar y mejorar el cauce existente, a la vez que lo alargaba. Este compromiso supondrá, a la zona aragonesa del canal, un esfuerzo que cabe calificar de titánico, al tener que ser financiada la transformación en regadío a través de préstamos colectivos, a censo, sobre una base de renta del secano aragonés. Así pues, la segunda mitad del siglo XVI verá nacer a la Acequia o Canal de Tauste, denominada así desde un principio por el protagonismo que la mencionada villa tuvo en su ejecución.

Las dificultades y agobios económicos no terminarán aquí, pues si difícil fue la financiación de la construcción de la acequia, más difícil fue hacer frente a los gastos de mantenimiento y conservación.

La situación fue degradándose hasta tal punto que en 1775 el Ayuntamiento de Tauste solicita la intercesión de Don Ramon de Pignatelli para que la Acequia sea acogida al igual que el Canal Imperial de Aragón bajo Real Protección.

En 1780 la Acequia quedó prácticamente inservible. Ante esta situación el rey Carlos III, comisiona a Ramon de Pignatelli para que resuelva la situación y éste, con la eficacia que le caracterizaba, lleva a cabo las reparaciones y mejoras necesarias, consiguiendo que la Acequia riegue las cosechas de 1781.

A partir de este momento la Acequia de Tauste quedó incorporada a la Corona, agregándola al Canal Imperial de Aragón y sujeta a la normativa de este. Don Ramon de Pignatelli se encargó de ampliar la capacidad de transporte de la acequia y de mejorar su trazado, así como de aumentar en una primera fase la zona regada, que paso de 10.000 cahizadas (4.770 ha) a 14.000 (6.678 ha).

Regularizado el funcionamiento, y a petición de los regantes, Isabel II les devuelve la Acequia en junio de 1.848, y un año después es aprobado, por Real Orden, el Reglamento del Sindicato de Riegos de la Acequia de Tauste.

El canal de Tauste toma sus aguas del Ebro en el término municipal de Fontella (Navarra), a 4.200 metros, aguas arriba de la toma del Canal Imperial de Aragón, también situada en el mismo término municipal.

Discurre paralela al Ebro, por su margen izquierda, a lo largo de sus 44 Km. Su capacidad en origen es de 12,5 metros cúbicos por segundo. La superficie regada es de 9.000 Ha, repartidas entre las Comunidades Autónomas de Navarra (30%) y Aragón (70%).

Las Trabas

El canal tiene diversos edificios que merecen ser visitados por su interés histórico y su enclave natural. Uno de ellos es las Trabas, casa para vivienda del guarda del canal con compuertas para la regulación del caudal.

El canal de Tauste atraviesa el río Arba a través de un puente elevado del siglo XVI. Situado a 2 Km. de Tauste en la carretera A-127 es un enclave privilegiado para disfrutar de la naturaleza.

El Molino

Otra edificación curiosa es el molino, ubicado en plena huerta, a 2 Km. del núcleo urbano por la carretera a Pradilla de Ebro. Fue, después de molino, fábrica de lejía. Dispone de una estupenda alameda donde descansar o tomar un bocado.

Las Norias

También destaca la casa llamada de Las Norias, edificio situado a 6 Km. de Tauste en la carretera a Tu. Alberga en su interior un sistema de elevación de agua, hoy totalmente modernizado, pero que en el siglo XIX ya regaba una amplia zona de la huerta de Tauste.

Galería de Imágenes

Aviso Legal | Mapa Web | Pagina de Inicio | Agregar a Favoritos
© 2007-2016 ¤ José Antonio Cabetas Aliaga. Reservados todos los derechos. Optimizado para 1024 x 768 píxeles
http://www.cabetas.org