Turismo de Zaragoza
  Estás aquí:  Inicio»Zaragoza Provincia»Entorno Natural»Serranías y Montañas»Sierra de la Virgen

La Provincia de Zaragoza, El Cuarto Espacio

Sierra de la Virgen

Sierra de la Virgen

La Sierra de la Virgen se encuentra en la parte central del Sistema Ibérico. Es una alineación montañosa de gran entidad, que se dispone inmediatamente al sur de las sierras del Moncayo y de Tablado, y que se prolonga siguiendo una dirección principal noroeste sureste, con la Sierra de Vicort. Presenta en toda su longitud un perfil simétrico, casi característico, que permite identificarla a distancia.

En una cresta poco sinuosa aparecen dos cimas que resaltan en cierta medida, en la Ermita de la Virgen de la Sierra a 1.417 metros, y tras variar algo su dirección dándole a vista aérea una morfología articulada, en el pico de la Cabrera, donde alcanza la altitud máxima a 1.427 metros. Dicha cresta separa las cuencas de dos ríos principales, el Aranda, que discurre próximo a la sierra entre Pomer y Brea de Aragón, y el Ribota, que sigue su curso al sur de la Sierra.

De materiales del Paleozoico, estas montañas tienen un origen herzínico, y constituyen un importante núcleo Cambrico que forma parte de lo que los geólogos conocen como zócalo Paleozoico del Sistema Ibérico, integrante del macizo de Calatayud-Montalbán. El sustrato geológico está compuesto principalmente por materiales silíceos, donde predominan pizarras y cuarcitas.

Esta sierra presenta marcados contrastes de altitud y una gran variedad de orientaciones que se traducen, como es lógico, en una diversidad paralela de ambientes que acaban determinando una gama importante de asociaciones de vegetación y, en menor medida, de comunidades faunísticas. En la Sierra de la Virgen, aunque ha tenido a lo largo de los años una clara vocación maderera con la instauración de amplias repoblaciones de pinos, se encuentra representado un amplio elenco de formaciones vegetales de bosques de quercíneas, quizá uno de los aspectos del medio natural más relevante de estas montañas.

Dada la antigüedad de su origen, y a pesar de sus fuertes desniveles (hasta de más de 900 metros de desnivel máximo), no puede considerarse como una sierra muy abrupta, siendo predominantes las laderas que dibujan unos perfiles relativamente suaves y faltando casi totalmente las paredes rocosas.

La red hidrográfica es bastante simple, con arroyos por lo general de caudal estacional, que descienden por las dos vertientes principales a los ríos Aranda y Ribota. En la vertiente sur algunos de éstos son aprovechados para su embalse en las laderas de la Sierra, en Villarroya de la Sierra y Aniñón.

Aviso Legal | Mapa Web | Pagina de Inicio | Agregar a Favoritos
© 2007-2017 ¤ José Antonio Cabetas Aliaga. Reservados todos los derechos. Optimizado para 1024 x 768 píxeles
http://www.cabetas.org