Turismo de Zaragoza
  Estás aquí:  Inicio»Zaragoza Provincia»Patrimonio Histórico»Patrimonio Mudéjar»Iglesia de Santa María en Encinacorba

La Provincia de Zaragoza, El Cuarto Espacio

Iglesia de Santa María en Encinacorba

Iglesia de Santa María en Encinacorba

La Iglesia de Santa María de Encinacorba, se asienta sobre el antiguo Castillo de los sanjuanistas y del que sólo quedan restos de sus muros en la parte baja de la iglesia. Es una obra mudéjar renacentista del siglo XVI, construida en ladrillo.

Destaca en su exterior la galería aragonesa que remata el conjunto en arcos apuntados y bajo ella la faja ornamental a base de cruces de múltiples brazos formando rombos, que acentúan, juntamente con la torre y con la ornamentación de las yeserías caladas de los óculos, el carácter mudéjar del edificio.

La iglesia es de una sola nave, con el ábside poligonal de cinco lados, con capillas laterales en los lados rectos del presbiterio y con dos tramos en la nave, con capillas laterales. Presenta sacristías en la cabecera.

Todo va cubierto con bóvedas de crucería estrellada, como corresponde a la época. Esta fábrica original fue modificada en las capillas del lado izquierdo de la nave, que en número de tres, una para el tramo recto del presbiterio y dos más, una para cada tramo de la nave, son ya de estilo barroco, ampliadas en profundidad y cubierta con cúpula sobre pechinas, habiéndose comenzado estas obras de reforma de la iglesia en el año 1649, para la capilla de la Virgen del Mar. El coro bajo a los pies, que sustituyó a otro anterior en alto, pondría fin a estas obras de reforma, datando del año 1679.

Adosada a la iglesia aparece la torre- campanario, de planta cuadrada, se halla situada a los pies en el lado derecho de la iglesia y aprovechando para su parte inferior lo preexistente del Castillo, que se caracteriza por su aparejo de mampostería con encintados de ladrillo, diferente al resto de la fábrica. Esta parte antigua de la torre tendría entrada en alto y vanos dobles en arco tumido, que aparecen cegados. Reutilizada en el conjunto religioso, se le dota de nuevo cuerpo de campanas, abovedado con cañón apuntado y con paso en alto a terraza.

Esta torre aparece a partir del siglo XV, porque adecuaron el fuerte torreón para campanario, dejando amplios ventanales coronados por arcos de herradura, a mediados de siglo, añadieron sólo con ladrillo, un segundo cuerpo al improvisado campanario, cegando los huecos del primero aunque dejando aspilleras, y asumiendo las campanas en ocho ventanales góticos, de una traza y ejecución insuperables.

La torre tiene una decoración austera en el exterior de sus cuatro recios muros, con quebradas y calados.

Con sus trece metros de altura, la torre dominaba y protegía el complejo castillo-iglesia. Posteriormente, se construyó el último cuerpo de la torre, con mínima decoración, representada por dos sutiles calados; siete ventanales, idénticos a los del segundo cuerpo, que asumieron definitivamente las campanas. La torre por dentro terminó en simple bóveda mudéjar.

Talla de la Virgen del Mar

La Virgen del Mar es una imagen de alabastro del siglo XV de la Virgen con el Niño, de 57 centímetros de altura.

En su mano izquierda, porta un libro y en la derecha lleva al Niño. La Virgen aparece en contraposto, es una imagen de gran naturalidad y los paños de su vestimenta aparecen bien definidos. Tanto la Virgen como el Niño poseen corona. Hay cierta complicidad entre madre e hijo, aparecen mirándose a los ojos.

La imagen de Nuestra Señora del Mar, fue traída a Encinacorba por el comendador de los sanjuanistas, don Jorge de Sena, tras su milagroso regreso de la isla de Rodas, cuando se salvó del naufragio de una pequeña nao merced a la protección de la imagen de la Virgen, que sobrenadando entre las tumultuosas olas lo condujo milagrosamente a puerto.

Lienzo de San Francisco de Asís

El lienzo, obra atribuida a Zurbarán en el siglo XVII, reproduce la figura de cuerpo entero de San Francisco de Asís vestido con el sayal marrón propio de la orden de Hermanos Menores, sujeto a la cintura mediante el cordón franciscano, con los tres nudos símbolo de los tres votos a los que se somete el monje: pobreza, castidad y obediencia.

Porta una calavera en la mano, símbolo de la brevedad de la vida. Relacionado con el pensamiento y la vida mística del Santo y su unión con Dios. Representado en este caso con rostro joven barbado, con los ojos elevados al Altísimo, sin rastro de dolor.

Imagen de místico, en oración permanente, que refleja el pensamiento cristiano de la época promovido por la Contrarreforma en su afán de dar a conocer la vida de los Santos como ejemplo para los cristianos.

El lienzo con su marco de madera, forma parte de un conjunto mural a imitación de un retablo, con pilastras laterales, entablamento superior y otro lienzo con marco en el piso superior. Tanto el lienzo como las piezas de mazonería están repintados ocultando el dorado y policromía originales.

Principales referencias consultadas:  Páginas del Ayuntamiento y de la Comarca,  Zaragoza Turismo (DPZ)Red AragónGran Enciclopedia Aragonesa y  Wikipedia.

Datos de Contacto

Nombre
Iglesia de Santa María
Situación
Plaza de la Iglesia, s/n
Localidad
Encinacorba
Cronología
Siglo XVI
Grupo
Mudéjar, Renacentista

Galería de Imágenes

Aviso Legal | Mapa Web | Pagina de Inicio | Agregar a Favoritos
© 2007-2017 ¤ José Antonio Cabetas Aliaga. Reservados todos los derechos. Optimizado para 1024 x 768 píxeles
http://www.cabetas.org