Turismo de Zaragoza
  Estás aquí:  Inicio»Zaragoza Provincia»Patrimonio Histórico»Restos Romanos»Colonia Lépida Celsa en Velilla de Ebro

La Provincia de Zaragoza, El Cuarto Espacio

Colonia Lépida Celsa en Velilla de Ebro

Colonia Lépida Celsa en Velilla de Ebro

La Colonia Lépida Celsa esta situada en el término municipal de Velilla de Ebro.

Marco Emilio Lépido, gobernador de la Hispania Citerior, decide fundar una colonia en la cuenca media del Río Ebro, en el año 44 a.C., en la margen izquierda del río, en lo que era un poblado íbero de los ilergetes llamado Kelse, bautizándola con su nombre, Victrix Iulia Lépida.

La nueva población, con una extensión de unas 44 hectáreas junto a la actual Velilla de Ebro, ocupó una posición privilegiada en la vega del Ebro, camino natural desde la costa al interior peninsular. Su territorio ascendía en suaves terrazas desde el río y dominaba un estratégico vado, desempeñando un papel fundamental como nudo de comunicaciones, por estar situada en la vía Augusta y comunicar Tarraco (Tarragona) con el Valle del Ebro.

Celsa recibió el rango de colonia, que era el más alto que Roma daba a una ciudad, siendo ésta y Caesaraugusta las dos únicas colonias que hubo en Aragón.

En la colonia, que llegó a contar con 4.000 habitantes, se asentaban veteranos licenciados de las legiones, los cuales recibían un lote de tierra para cultivar y en la época imperial romana la ciudadanía romana, dejando parte a los pobladores ibéricos asentados en el lugar con anterioridad.

El asentamiento, pronto cambió de nombre, pues Lépido fue apartado de sus cargos políticos y acabó desterrado en el año 36 a.C. por Octavio Augusto, sucesor de César. Su nuevo nombre fue el de Victrix Iulia Celsa, latinizando su nombre indígena original de Kelse.

Celsa vivió una época de gran esplendor, pero esta fue breve. Ya en época de Nerón, empezó a decaer sin signos de violencia, su declive irreversible se convirtió en abandono y la tierra fue cubriéndolo todo sin que otro pueblo se asentara sobre ella. No se sabe el motivo de su decadencia aunque es probable que estuviera motivada por los cambios económicos y administrativos derivados de la creación de una nueva y pujante colonia en la zona, Caesaraugusta, y que monopolizó los principales flujos comerciales.

Se han sacado a la luz barrios enteros de Celsa, con calles pavimentadas y manzanas de viviendas de varios pisos ordenadas alrededor de patios, según la moda itálica. En sus estancias, decoradas con mosaicos y pinturas, han aparecido numerosos objetos relacionados con la vida cotidiana de sus habitantes. Todavía no existen datos sobre los edificios públicos de la ciudad, pero han sido hallados aljibes y distintos establecimientos comerciales: almacenes, tiendas, un mercado y una panadería.

Las excavaciones han sacado a la luz también restos de varios inmuebles residenciales de gran interés, entre los que destacan la Casa de los Delfines o la Casa de Hércules, con importantes pinturas murales.

Se han descubierto tramos importantes del cardo y del decumano, orientados con los cuatro puntos cardinales, así como los emplazamientos de posibles edificaciones religiosas, del teatro, del foro, de importantes depósitos de agua, termas, necrópolis y otros edificios públicos.

Se conservan también numerosos restos muebles como lucernas, platos de engobe rojo pompeyano, cerámicas ibéricas, etc., así como pequeños bronces, restos escultóricos, monedas y pequeñas piezas de orfebrería.

Los arquitectos romanos estudiaron detenidamente los desniveles de este terreno aterrazado, para que las calles evacuaran el agua de lluvia hacia el Ebro porque, a diferencia de otras ciudades romanas, ésta no tenía alcantarillado. Por ese motivo las arterias principales de la ciudad son paralelas y perpendiculares al río.

Desde mediados del siglo II hasta la primera mitad del siglo I a.C., Celsa acuñó moneda propia con el rótulo de Kelse y representaciones de Victorias aladas, Hércules y Venus. A partir del año 36 a.C., tras la caída de Lépido y el consecuente cambio de nombre de la ciudad, se acuñó con el nombre indígena latinizado de Celsa, hasta época de Claudio, con retrato del emperador en el anverso y toro en el reverso.

Al yacimiento se llega caminando desde Velilla de Ebro, ya que se encuentra muy próximo. En la zona visitable, se pueden ver las calles y las casas de la zona noroeste de la ciudad, además se han encontrado junto a las unidades domésticas, diversas tabernas, un pequeño mercado, restaurante o popina, panadería o pistrinum y un área de almacenamiento.

Principales referencias consultadas:  Páginas del Ayuntamiento y de la Comarca,  Zaragoza Turismo (DPZ)Red AragónGran Enciclopedia Aragonesa y  Wikipedia.

Datos de Contacto

Nombre
Colonia Lépida Celsa
Situación
 
Localidad
Velilla de Ebro
Cronología
Siglos IV a.C. - I d.C.
Grupo
Ibero, Romano

Galería de Imágenes

Aviso Legal | Mapa Web | Pagina de Inicio | Agregar a Favoritos
© 2007-2016 ¤ José Antonio Cabetas Aliaga. Reservados todos los derechos. Optimizado para 1024 x 768 píxeles
http://www.cabetas.org