Comarca del Campo de Borja

Comarca del Campo de Borja

Nov 6, 2015 / POR Administrador

Mapa situación Comarca del Campo de Borja

La Comarca del Campo de Borja tiene una superficie de 690,50 kilómetros cuadrados y cuenta con una población aproximada de 14.600 habitantes, distribuidos en 18 municipios. Su capital es Borja.

La comarca engloba a los municipios de Agón, Ainzón, Alberite de San Juan, Albeta, Ambel, Bisimbre, Borja, Bulbuente, Bureta, Frescano, Fuendejalón, Magallón, Maleján, Mallén, Novillas, Pozuelo de Aragón, Tabuenca y Talamantes.

La comarca del Campo de Borja limita al norte con Navarra, al oeste con la Comarca de Tarazona y el Moncayo, al sur con las del Aranda y Valdejalón y al este con las de la Ribera Alta del Ebro y las Cinco Villas.

Es el acceso natural al Moncayo y cuenta con espacios naturales interesantes como, las Peñas de Herrera en Talamantes, cinco grandes peñascos aislados que constituyen el techo de la comarca (1.593 m); la plataforma calcárea de la Muela de Borja (805 m), con sus numerosos manantiales como los de Moncín, La Yedra, Arbolitas o el conjunto de manantiales del Santuario de la Misericordia; o la cueva del Ojo en Ambel, localizada en el Barranco de Valjunquera.

La comarca ya estuvo poblada por campamentos de grupos de Neandertales en el Paleolítico Medio, como atestiguan varios yacimientos al aire libre, entre los que destacan, el complejo de Pozuelo de Aragón ubicado a lo largo de la carretera de Borja a Rueda de Jalón; y los yacimientos Aster y Raso Bajo localizados en la Muela Baja de Borja.

En la II Edad de Hierro las ciudades que jerarquizaron la comarca fueron Bursau, ubicada debajo y junto a la actual Borja, y Karaues, situada bajo la villa de Magallón. Pero no son las únicas ciudades de la época, ya que se han localizado otros yacimientos celtibéricos como, Belsinon en el Cerro del Convento en Mallén, a la orilla del Huecha; el Cabecico Aguilera en Agón, donde se halló el Bronce de Agón; los asentamientos metalúrgicos que explotaban el hierro del Moncayo como, Perocaro Bajo en Ambel y El Calvario en Tabuenca; o canteras de piedra caliza para la fabricación de cal como la Cueva de Moncín en Borja.

La cultura romana se dejó sentir pronto en la comarca, que estaba regida por la ciudad de Bursao, ubicada en el cerro de La Corona, ciudad romana que sustituyó a la celtibérica Bursau. Otras ciudades importantes de la época, que también lo fueron celtibéricas, son: Caravis antigua Karaues, y Balsione antigua Belsinon.

De época islámica se ha encontrado la Necrópolis Islámica El Quez o Maqbara situada en Alberite de San Juan.

El románico dejó su impronta en edificios religiosos como la Iglesia de Nuestra Señora de los Angeles en Mallén, que conserva el ábside semicircular en piedra sillar, y el crismón y sillares de alabastro, reaprovechados en la actual fábrica; la Ermita de Santa María de la Huerta en Frescano; o la Ermita de San Miguel en Talamantes.

Durante la Edad Media las órdenes militares tuvieron una fuerte implantación en la comarca, y no se puede entender la historia de Alberite de San Juan sin hacer referencia a los Sanjuanistas; o la de Ambel y Novillas sin hacerlo a los Templarios; o la de Fuendejalón, Talamantes y Mallén sin hacerlo a los Hospitalarios. En esta época prodigaron las construcciones defensivas, como el Castillo Sanjuanista de Talamantes, o el Castillo de la Encomienda de Novillas.

El gótico plasmó su huella en la primitiva Iglesia de San Lorenzo en Magallón, levantada integrando una de las torres del Castillo, de la que se conserva el ábside y el tramo inmediato, cubierto por bóveda de crucería simple; en la Ex Colegiata de Santa María de Borja, donde se levantó un nuevo templo de tipología iglesia-fortaleza con el fin de favorecer la defensa de la ciudad, en sustitución del primitivo románico; en la Iglesia de Santa María en Bulbuente, de nave única; en la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de Pozuelo de Aragón, también de nave única pero con capillas entre contrafuertes desde su origen; y en la Iglesia de San Juan Bautista en Fuendejalón.

Mientras se produce un proceso de abandono de las formas góticas, proliferan las manifestaciones mudéjares de las que existen bellos ejemplos, como la Iglesia de Santa María de la Huerta en Magallón; la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción en Alberite de San Juan; la Iglesia Nuestra Señora de los Angeles y la Ermita de Nuestra Señora de Gañarul en Agón; la Iglesia de Santiago Apóstol en Albeta; la antigua iglesia de San Miguel actualmente Museo Arqueológico de Borja; o el Palacio de la Orden del Hospital y la Iglesia de San Miguel Arcángel en Ambel, a la que se encuentra anexo. En esta época se produce una nueva remodelación de la Ex Colegiata de Santa María en Borja.

Las nacientes formas renacentistas van dejando su impronta en la comarca, especialmente en Borja, con elementos como la Casa Consistorial, la Casa de Aguilar, la Casa de las Conchas, el Palacio de los Alberite, la Plaza del Mercado, o el Santuario de la Misericordia. Uno de los ejemplos renacentistas más interesantes es el Palacio de los Duques de Villahermosa de Frescano.

Las estéticas renacentistas dejarán paso al barroco, mejorando las fábricas de muchos templos de la comarca, como la Iglesia de Nuestra Señora de Piedad en Ainzón; el Palacio de los Condes de Bureta formando conjunto con la Iglesia de la Santa Cruz en Bureta; la Iglesia de Nuestra Señora del Pilar en Frescano; o la remodelada Iglesia de Nuestra Señora de la Esperanza en Novillas. En Borja encontramos diversos elementos barrocos entre los que destacan el Antiguo Convento de los Capuchinos, el Convento de la Concepción, el Convento de Santa Clara de Asís, o la Iglesia de San Bartolomé Apóstol.

Resumen

Comarca del Campo de Borja

Calle Nueva, 6 50540-Borja

976 852 858

976 852 866

http://www.campodeborja.es

secretaria(arroba)campodeborja(punto)es